Yo soy travieso porque el mundo me hizo así…

Publicado: 19/04/2013 en Divagaciones
Etiquetas:, , ,

Mi hijo es un granuja. Es un granuja, pero además confeso.

Y no es que te lo vaya contando -que si se lo preguntas tampoco te lo va a negar, no te creas-. Pero es que, tiene una cara de pillo que da igual si siempre comparte los gusanitos o los caramelos con su hermana o le presta sus juguetes o quiere ayudarte a vaciar el lavavajillas.

Niño jugando en un parque

Yo creo que, en ese momento, absolutamente todos los que ven tan tierna estampa realmente están pensando si no le habrá hecho algo antes al apreciado botín o si es porque espera conseguir algo a cambio ¡¡Panda de mal pensados!!

Lo cierto, es que si comparte las cosas, es porque le sale del alma y porque además así se lo hemos enseñado. Peeeeeeero, puede serrrr que él perciba ese estado de alerta en el entorno por saber si tiene doble intencionalidad que, por no defraudarnos, la líe. ¿No?

Y es que, a mi Lucas le gusta el protagonismo.

Le encanta que le miren y ser el centro de atención y, con la ensoñación que despierta el que le ofrezca gusanitos a la hermana – 5 años mayor que él- hay que aprovechar ese tirón de audiencia captada y prolongarla en el tiempo. ¡Y tampoco es cuestión de darle toda la bolsa!

Lo primero, porque, cuando vamos por el tercer o cuarto gusanito, deja de ser interesante para los demás. Decae la audiencia.

Y lo segundo, es que, una cosa es ser educado y compartir, y otra es ser tonto y quedarte sin gusanitos por unas zalamerías. Mejor le damos un tortazo a la niña, que crea un clímax de tensión muy interesante o tiramos la bolsa al suelo o se la ponemos en el hocico al perro, por si a él también le gustan.

Y es que Lucas ya tiene claro mensaje que nos lanzan las cadenas televisivas cada día: “Cualquier cosa por atraer audiencia”.  

Además, ser un niño muy bueno es difícil, pero ser un bichillo, declarado, con alevosía y premeditación, tampoco es fácil.

Y a lo mejor pensáis que exagero, pero lo que sí es exagerado es la cantidad de veces que escucho al día:

–          ¡Vaya cara de pillo que tiene!

Lo negativo del asunto es que, yo creo que al pobre no le queda más remedio que hacer alguna trastada para no defraudar. Pero por otro lado, está bien que se le vea venir, porque así, cuando la lía, la gente de su entorno ya está alerta.

Ahora, si en el súper trinca un yogurt de galleta y lo abre o se caen todas las escobas en cadena porque él quería coger una para ayudarles con la limpieza, no se pueden hacer los sorprendidos. ¡Siempre podrían haber impedido su entrada o haber retirado las cosas peligrosas de su alcance! ¿Verdad?

Vaaaaale. Siiiii. Soy consciente de que ninguna de las dos cosas es posible -o al menos recomendable- pero soy su madre, le tengo que defender. Es lo normal.

niño perro2

Y luego está el gracioso de turno -sin hijos, claro- que te dice:

–          Yo, la verdad es que, a los niños, los prefiero así, que sean un poco bichillos. Que es como tienen que ser. ¡Qué si no, parecen tontos!

Pues mira, la verdad es que su hermana Lucia es bien buena y de tonta no tiene un pelo. Ni lo es, ni lo parece. Pero claro, si se trata de hacer travesuras, en carne ajena, siempre es más divertido.

De todas formas, la experiencia me dice que unos tres minutos después de que hagan este comentario, Lucas se habrá puesto de pie en su sofá blanco de piel o habrá intentado ver de qué color tiene los ojos esa muñeca tan rara –de Lladró casualmente- o le habrá sacado una a una las bolitas del comedero de su cocker para esconderlas por la casa ¡porque así también es más divertido!

Y, claro, en ese momento mis “superpoderes” de madre me permiten visualizar los pensamientos del listillo, como si el bocadillo de un cómic se tratase, y ver con toda nitidez como invoca a Herodes. Y te dan ganas de decirle:

–          ¡Ah! Pues, precisamente no tenía con quien dejarle ésta tarde, que tengo una reunión muy importante.

¡A ver cómo salía de su propia mentira! Pero evidentemente no lo hago porque ante todo soy una madre amantísima y no me da la gana compartir a mi “angelito” con hipócritas, ¡que si algo tiene mi Lucas, es que siempre dice la verdad! Aunque no te guste y no sea lo que quieres oír… ¡él no miente!.

niño parque–          ¿Lucas, a que no vas a volver a pegar a tu hermana?

–          ¡Zi!

–          ¡No, Luuucas! Tú tienes que decir que NO la vas a volver a pegar ¿Vas a volver a pegar a Lucía?

–          ¡Zi!

Y entonces aparece el listillo que te dice:

–          Mujer, yo creo que lo que quiere decir es que sí, que tienes razón…

¡Zas! Tortazo de Lucas a Lucía porque Lucia aprovechaba la coyuntura para recuperar el juguete de la disputa.

–          ¿De verdad tú crees que no sabía lo que se decía?

Yo creo que más bien sabe que tarde o temprano la va a volver a sacudir y por lo menos no quiere que nos hagamos falsas ilusiones.

Así es Lucas, un bichito adorable de dos añitos que dice “ay ay ay ay ay” mientras te abraza, porque lo hace taaaaaan fuerte que piensa que hasta te hace daño. 😉

Anuncios
comentarios
  1. Aludido dice:

    Ay madre… Bichito.. adorable.. pero bichito…
    Eso si tiene un arte en cambiar las palabras. Los pupufos en vez de pitufos… Cucuson en vez de pitufon… Casi me gustan mas sus palabras!!!

  2. Yo también tengo un bichillo de esos, con 4 años recién cumplidos. Albert se llama (con la sílaba tónica en la -bert). La verdad es que es bastante bueno y, como tu hija, no tiene un pelo de tonto. Pero también tiene sus momentos Lucas, je, je… Es que están para comérselos (ésta también la habrás escuchado unas cuantas veces)… Besos cangrejiles!

  3. Ana Iglesias dice:

    Me encantaaaaaaaaaaa este post!!!!!!!!!!!!!!

Y a ti ¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s