Hoy es el Día Internacional del Libro. A nadie se le escapa, porque ni los medios de comunicación, ni las librerías y ni, sobre todo, los grandes almacenes, van a dejar que nos olvidemos.dia del libro 4

He de decir que yo soy muy aficionada a los “Días mundiales de…”.

Desde luego creo que se debe leer todos los días, que hay que tener presente a las personas con enfermedades raras todos cada uno de los minutos de nuestra existencia y no debemos perder de vista ni un momento las pautas de prevención del cáncer, pero es que además ¡yo soy muy de celebrar!.

Me gusta celebrarlo casi todo.

Y me parece genial que celebremos un día al año cada una de las cosas importantes de nuestra vida cotidiana qué, por otra parte, son tantas, que en una misma jornada hay que conmemorar varios Día Internacionales (o Mundiales, según las versiones) del Libro, de los Derechos de autor, de San Jordí… y seguro que de 26.000 cosas más. ¡Pues a celebrarlo! ¡Y si con esa excusa hay que regalar libros y flores, pues se regalan!

El Día Internacional del Agua, de la Naturaleza, de la Raza Gitana… en general son fechas que nos hacen ser más conscientes de las cosas que tenemos delante de las narices y que no apreciamos adecuadamente.

La verdad es que el único día que no me gusta celebrar es el de mi cumpleaños. Bueno, no y si. Digamos que ese día me pongo “huevona” y si lo celebro porque lo celebro, y si no lo celebro, porque no lo celebro. Pero es cierto que es un día que rara vez estoy feliz. En cualquier, caso se agradecen los regalos 😉 Me gustan más los tiestos -con flores dentro claro- que los ramos, me encantan los dulces, los complementos y por su puesto las joyas. Por si alguien tiene especial interés en mejorar ese día, digo.

Volviendo al tema del que hablábamos. El Día Internacional del Libro es una auténtica contradicción en sí mismo. Según la UNESCO se hace para conmemorar el fallecimiento de  Miguel de Cervantes (que realmente falleció el 22, aunque que tampoco hay que ser muy tisquismisquis digo yo); William Shakespeare (que sí fue el 23 del abril, pero del año Juliano, es decir, que si lo ajustamos a la realidad estaríamos hablando del 3 de mayo del calendario Gregoriano) y Garcilaso de la Vega.

Dibujo de peluche leyendo un cuento

Vamos, que lo celebramos ese día por una serie de casualidades inauditas y son tan inauditas que no son ciertas…

Por otra parte ¿no sería un poco más acertado celebrar cuando nace un gran escritor, -que es a partir del momento en el que empieza a haber alguna esperanza de que nos deje grandes obras como legado- que cuando fallece, que parece evidente que a partir de ese momento, libros libros ya va a escribir pocos? Es una idea sólo, pero vamos, que yo hoy estoy de celebración.

Lo que pasa es que en mi caso, ya al libro tal y como siempre se ha conocido no le hago demasiado caso (aunque estoy en vías de arrepentirme).

Como soy muy moderna (y sobre todo muy cómoda), después de leerme la segunda parte del Los pilares de la tierra, Un mundo sin fin, en las idas y venidas del Metro y del autobús interurbano, decidí que nunca más cargaba con un tocho semejante, y como tengo cierta tendencia a la novela histórica y a los libros de más de 800 páginas… pues mi contraparte, que es muy avispado y coge bien las indirectas –lo cierto es que eran bastante directas- me regaló un e-Reader. Y aquí estoy yo, feliz con mi cacharrito desde hace 5 ó 6 años, cuando apenas nadie tenía uno, leyendo auténticos tochos sin que mi espalda sufra lo más mínimo –o al menos por la lectura-.

Y ahora voy como una reina con mi novela de turno, la de “porsimelaacabo”, el libro que esté estudiando y algún que otro cuento para los enanos en el bolso y sin fatigarme ni lo más mínimo.

Imagen de un libro de Jerónimo Stilton

Y en esas estaba yo ésta Semana Santa cuando iba a realizar lo que se me antojaba uno de los mayores placeres que podía experimentar en esos momentos: irme a leer a la playa, con las olas del mar como banda sonora, los pies en la arena caliente y dejándome acariciar por una temperatura que invitaba a la manga corta.

Todo perfecto. Mi niña y yo, renunciando al “momento siesta” para aprovechar el solete y buscando a conciencia nuestro rincón de lectura, y cuando estaba todo listo… ¡el e- Reader no se enciende!

¡Batería cargada, tarjeta SD puesta, todo en orden y no se enciende!

Mi hija, que llevaba uno de sus ejemplares de toda la vida de Jerónimo Stilton, disfrutó del placer de la lectura a sus anchas, mientras que yo, por ser una friki modernilla me quedé con dos palmos de narices contando gaviotas.

Para  colmo, continúa sin funcionar bien y se queda colgado en los momentos más inoportunos. ¡Imagínate que estás a punto de descubrir si el protagonista conoce o no a su madre y el libro, un ejemplar a papel de los de toda la vida, se cierra y no hay forma de abrirlo, como si estuviese embrujado! Pues así me siento yo.

Y otro tanto del iPad y el periódico. Disfrutaba soñando con lo estupendo que sería poder leer el periódico en el Metro o en la playa sin tener que preocuparte de que se te vuelen las hojas o que no tengas espacio para abrir semejante sabanón y llegado el momento de la verdad, ni me atrevo a meterlo en el bolso cuando voy a salir por miedo a que me lo roben…

¡Pues aunque sea escondida en el baño, el manual de instrucciones de la lavadora o el prospecto del jarabe, os prometo que el resto del día se lo voy a consagar a la lectura! 

F E L I Z   D Í A   D E L   L I B R O

Anuncios
comentarios
  1. IkramBarcala dice:

    ¡Encantada de leer “El viaje de Pau”! A ver si hay suerte con las editoriales, que son duras de roer.

    Lo del libro en papel… siempre se te pudo caer la salsa de tomate demasiado caliente mientras intentabas servirla y leer a la vez ¿no? Entre lo ingenua y lo torpe que puedo llegar a ser, soy capaz de hacer que se estropee un libro en papel y creerme que se ha estropeado el tuyo 😉

    ¡Feliz Sant Jordi! Por cierto, ¿Por qué a las mujeres una rosa y a los hombre un libro? Las estadísticas dicen que leemos más que vosotros ¡incluso las mujeres cangrejo!

    ¡Muack!

  2. Juas! Un momento… No me lo puedo creer… Se me acaba de estropear el libro que me estaba leyendo, pero no en e-book, ¡sino en papel!… Que no cuela, ¿no? Vale, no cuela. Un día de estos te paso ‘El viaje de Pau’, mi primera novela aún en búsqueda de editorial. Si te apetece, claro. Feliz Sant Jordi!

  3. IkramBarcala dice:

    ¡Jajaja!

    ¡Muack!

  4. Aludido dice:

    No te preocupes que ya voy a arreglarte el ebook, que yo lo arreglo, todo, todo y todo!!!!

Y a ti ¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s