Visita al INEM

Publicado: 14/05/2013 en Divagaciones
Etiquetas:, ,

Logo del INEMHoy me tocaba fichar en el INEM

No hablo de sellar, que gracias a Dios –sospecho que poco tiene que ver Él con esto, pero es una forma de hablar- ya se puede hacer por Internet, si no que tenía una cita con… creo que es una trabajadora social o algo así, que se supone que me ayuda a encontrar trabajo por pertenecer a un “colectivo especial”…

La verdad es que, al final, es una especie de terapia de grupo en la que ella espera que le cuente mis penas y aprovecha para contarme, igual no las suyas, pero sí lo que se ve desde ese puesto que tiene. Así que, encontrarme trabajo, evidentemente no me lo encuentra, no tiene súper poderes y tampoco anima mucho que digamos.

De hecho, yo, que empatizo con mucha facilidad, he terminado poniéndome en sus zapatos, aunque sospecho que el objetivo de la cita era que se pusiese ella en los míos…

Y es que, para alguien que tiene pinta de tomarse en serio su trabajo, debe ser muy frustrante citarse cada dos meses con cada persona para comprobar que todo sigue igual. Qué desde este lado no podemos hacer mucho y qué desde el suyo tampoco. Qué la pagan por mantener el tipo, porque es como un panadero al que no le proporcionan harina.

Y es que sospecho que lo mejor que le puede pasar es que alguien no vaya a verla un mes. Que falté a su cita. Y así soñar que es porque encontró un trabajo. Seguro que es lo que nos desea a todos cuando nos levantamos de su mesa, pero no lo verbaliza porque sabe lo improbable que es.

De hecho, en nuestra conversación, que bien podía haber estado acompañado de un té y unas pastas, no he querido preguntarle si eso ocurrió alguna vez. No he querido hacer leña del árbol caído.

Aunque ayudarme, no me ayudó nada -poco podia hacer- agradezco su comprensión y su tenacidad para recorrer una y otra vez los distintos portales de empleo para “mi colectivo”, comprobando una vez más si es que se nos habia pasado alguna oferta de trabajo… De sobra sabiamos las dos que no se le ha pasado nada, es que no había

Pero no quiero que este momento de divagación conjunta con la señorita de la Oficina de Empleo sea un post de autocompasión. Qué mirarnos el ombligo y lamernos las heridas -parece que estoy hablando de un piercing infectado o algo así- no sirve de mucho, por no decir de nada.

Esta divagación tiene dos objetivos. Explicar que, aunque esta mañana me apetecía cero ir hasta allí, no estoy por la labor de matar al mensajero -mensajera en este caso-, qué bastante tiene con lo suyo; y también quiero agradecerle públicamente que no me haya hablado de emprendimiento.

Esta palabreja tan de moda en el entorno del desempleo –es decir en España-, tendrá un post propio, pero hubiese cambiado totalmente mi percepción del puesto y la actitud de esta mujer, creedme.

En fin, que al cierre de esta reunión -que terminó cuando me llamaron del cole para decirme que la niña estaba mala, si no hubiésemos seguido horas dándole vueltas a la inmortalidad del cangrejo– yo he salido más triste de lo que entré por la amargura de su trabajo, en el que es muy poco probable que tenga un día bueno. Sospecho que, en teoría, yo era la que tenia la peor parte de las dos… Pero, al fin y al cabo: No hay mal que cien años dure. 😉

Anuncios
comentarios
  1. IkramBarcala dice:

    La reunión es porque tengo reconocida una discapacidad y por tanto se supone que soy menos contrastable todavía …

    El emprendimiento -odio esa palabreja- es la milonga más explotada de este Gobierno: tú móntatelo por tu cuenta con una idea genial y no importa si no tienes ni idea de como se abre un negocio. Lo importante es que cuando te la des, autónomo pardillo, ya no serás mi problema.

    Emprendedor ya era mi abuelo cuando abrió su sastrería en tiempos de maricastaña ¿no te parece?

    • Totalmente de acuerdo. La otra milonga es la de la “movilidad exterior”, bueno, y que los parados lo somos/estamos porque no nos da la gana de trabajar y poco menos que le estamos robando al Estado. En fin, no sigo que me enciendo y se me va quitar el sueño… Hasta mañana!

  2. A mí no me han llamado nunca para una de esas entrevistas. Quizás es que como tengo un minijob de 7 horas semanales, soy un parado privilegiado y no la necesito. De todas formas, ignoro si en Catalunya la cosa funciona igual que ahí. La verdad, casi que prefiero que no me convoquen. No parece precisamente un acontecimiento muy festivo…
    Lo del emprendimiento es el maná de los parados contemporáneos. Suena muy bien, pero pocos saben realmente cómo funciona. Yo no sé si llamarlo emprendimiento o buscarse la vida, pero lo que tengo muy claro es que lo que vaya a pasar en mi futuro laboral va a depender de mí. No estoy dispuesto a dejarme explotar cual universitario pardillo, por muy mal que esté la cosa. Así que mi cerebro ya puede ir teniendo una idea maravillosa que me reporte unos ingresos decentes a corto plazo… Abrazos cangrejiles, compañera!

Y a ti ¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s