Una ventana mirando al mar

Publicado: 30/05/2013 en Mis iPhotos
Etiquetas:, , , , , , ,

Imagen de una foto de una de las ventanas de la casa de Salvador Dalí

Esta es una de esas imágenes que tengo grabadas en la retina, pese al tiempo que hace que la tomé: ¡13 años hará este verano -si la memoria no me falla, que a mi edad es posible;-.

Como muchos ya sabréis, es una de las ventanas de la Casa de Salvador Dalí en Port Lligat.

Sí, vuelvo con el tema. Avisé que lo haría a pesar de que parece que había a quien le desagradaba. Ya lo siento. Pero si el lunes pasado hablaba de esa Muchacha en la ventana, en esta ocasión, la protagonista es una de esas ventanas.

Cuando visité la primera vez Cadaqués me pareció que el genio, por supuesto seguía siéndolo, pero que tenía en el entorno y en el color del Mediterráneo en esa zona unos aliados a los que no podía quitar merito. Se me antojó que estando en un sitio taaaan bonito, taaaan rebosante de energía, estar inspirado tenía que resultar mucho más fácil.

Y cuando entré en su casa -que me impacto y emocionó de principio a fin- me sorprendieron especialmente esas ventanas. Esos huecos que había abierto en la pared cuyo objetivo parecía ser que el exterior entrase en la casa o conseguir así tener en la pared el más bello cuadro posible: el del mar en esa cala tan especial.

Rincón del patio de la Casa de Salvador Dalí en Cadaqués

Un cuadro dinámico. Con la vida que da el transcurrir de cada segundo y a su vez, con la calma de esas barcas tan intrínsecamente ligadas a esa ventana.

Esta es la ventana que más me gustó, sin duda. Y creo que podría poner en frente de ella una mecedora y pasar allí horas enteras acompañando al suave ritmo de las olas. Sin embargo, toda la casa estaba salpicadas de ventanas tan poco convencionales esta. Ventanas sin ventana. Sin marco. Sin picaporte. Tan sólo un cristal embebido en el muro.

Hoy os presto esta ventana que no es mía, pero que me traje en mi cámara para poder asomarme cada cierto tiempo al mar y comprobar que las barcas siguen allí y que, aunque hoy en día sé que es una zona masificada por el turismo, siempre será un un paraje con una energía especial. Una tranquilidad que invita a crear.

Prometo daros una pequeña tregua con Dalí. Esta semana me ha dado por ahí…

Anuncios
comentarios
  1. Las ventanas nos muestran el mundo y nos acercan a nuestros sueños, de brisas mediterráneas (Cdaqués) o de rigurosas montañas (valle de Pineta). Y en nuestros sueños, volamos livianos entre oquedades imposibles y paraísos vertiginosos… y allí reside la magia de un instante en alguna ventana abierta…

  2. Muy inspirador. Uno, que pretende ser creador a su modesta forma, sabe de la gran importancia que tiene el entorno en el que te ubicas para crear. Así que corroboro tus palabras: sentirte a gusto en un sitio alimenta la inspiración, sin duda. Y como tenemos el maravilloso poder de evocar gracias a nuestra privilegiada mente, no es necesario estar físicamente allí para que el efecto se mantenga… Ay, mi inspirador Valle de Pineta…

    • IkramBarcala dice:

      ¡Ay mi evocadora mente…! Mañana precisamente divagaré sobre eso… Creo que me quedaré definitivamente sin lectores, por sí se contagia… #nodigomás

      ¡Muchas gracias Benjamín!

Y a ti ¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s