“Hoy mi madre me ha llevado a aprender a jugar al tenis.

Al principio me daba vergüenza, pero al conocer al profe se me pasó, porque era muy majo. Se llama Rafa. Además, en el grupo estaban otros dos niños, Jorge y Diego, que son un poquito más mayores que yo.

Lo primero que hicimos fue acostumbrarnos a la pista y las pelotas. Rafa nos tiraba una pelota de tenis y la teníamos que coger con la mano. Luego teníamos que hacer lo mismo pero ya con la raqueta.

niña en silla de ruedas jugando al tenis

Nos explicó que en el tenis la pelota sólo podía dar un bote antes de darle con la raqueta y que si daba más habíamos perdido.

Después de practicar varias veces, jugamos a un juego llamado La Cárcel. Consistía en darle a la pelota con la raqueta y pasarla al otro lado de la red sin que la tocase. Si no lo conseguíamos y nos íbamos al otro lado de la red y dejábamos el turno a nuestros compañeros, que hacían el mismo juego y mientras nosotros debíamos coger la pelota que ellos lanzaban con su raqueta. ¡La verdad es que el juego me pareció muy chulo!

Después las cosas cambiaron bastante. Ahora ya eramos cinco en la pista porque dos niños que había fuera mirando, Laura (7 años) y Hugo (9 años), se unieron también a la clase.

A continuación, Rafa nos enseño las fotos de la pista en la que estábamos y en la que aparecían unos señores sentados en una silla de ruedas. Nos explicó que, aunque ellos no podían andar y tenían problemas para moverse, podían jugar al tenis. Entonces entendí porque en la pista había unas sillas un poco raras. Eran sillas ruedas de competición. Así que lo siguiente que hicimos fue probar a sentarnos en ellas e intentar avanzar.

La verdad es que al principio me pareció bastante difícil y después de un ratito conseguíamos movernos pero, continuaba sin ser nada fácil.

Después, Rafa nos volvió a dar las raquetas y nos dijo que las pusiésemos en el costado para tener las dos manos libres y así colocarnos para poder jugar. ¡Qué difícil!

Nos contó también que, cuando se juega al tenis en silla de ruedas, la pelota puede dar dos botes en vez de uno. Y así estuvimos practicando un ratito.

Mamá me dijo que íbamos a estar una hora jugando, que al principio me parecía mucho, pero resulta que al final fue hora y media y se me hizo muy muy corto. ¡Estoy deseando volver otro día!”

♥♥♥♥♥♥♥

Cómo habréis imaginado esta vez el post no lo he escrito yo. O no del todo. Lo ha escrito mi hija Lucía de 8 años (con mi ayuda, que no quiero engañar a nadie) para contarnos como ha sido su experiencia al participar en el Drives Solidario.Cartel Drives Solidario

Sólo puedo añadir que, al principio Lucia realmente no quería ir, porque es muy tímida, pero después, ninguno de los niños que estaba allí se quería marchar. El pobre Rafa creo que llegó a pensar que hacía noche en la Pista de Tenis Indoor del Centro Comercial Sexta Avenida.

La atención fue maravillosa y el monitor tiene un instinto especial para tratar con los niños.

Reconozco que, cuando vi a mi hija sentada en una silla de ruedas, se me encogió el alma. Pero lo cierto es que fue una experiencia maravillosa para ella. No sólo aprendió las primeras nociones sobre tenis y dejó de lado su timidez, si no que además, descubrió que la vida para algunas personas es más complicadas pero que el entusiasmo y el esfuerzo acaban con cualquier barrera.

Sin duda, si estáis por Madrid, os lo recomiendo. Para niños y adultos.

Anuncios
comentarios
  1. Ana Iglesias dice:

    No me lo puedo creer, ese evento lo organizamos nosotros, y ahora me entero de que estuviste allí! Me hubiera encantado conocerte en persona!

    • IkramBarcala dice:

      ¡Cuanto tiempo sin tenerte por aquí Ana! Fue una experiencia dura pero gratificante. Un beso!

      • Me alegro de que te gustara. Solemos hacer este tipo de cosas a menudo (tan a menudo como nos dejan nuestros clientes), y algunas son muy emotivas, y la mayoría te dejan ver realidades que no sueles percibir porque no te toca de cerca. Bueno, espero tener ocasión de coincidir contigo pronto en otro momento. Como ves, sigo leyéndote, aunque reconozco que voy tan rápido por la vida que pocas veces dejo comentarios, pero creo que a partir de ahora lo haré, al menos para hacer saber a aquellos a los que sigo, que sigo ahí. Un abrazo enorme!

  2. Toda una lección de empatía y humildad, tan necesarias en el mundo. Preciosa iniciativa.

  3. Lamento comunicarte, querida amiga, que vas a tener que cederle el teclado a tu hija… Precioso post!

  4. María dice:

    Es genial!! Sois geniales!!! Tu hija y tú.

Y a ti ¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s