El título no es muy original. De hecho, se lo he tomado prestado a la maravillosa película de Isabel Coixet que a todos os recomiendo (aunque me imagino que la mayoría ya la habéis visto, pero no está de más verla de nuevo, eso sí, con una caja de clínex al lado).

no toiSin embargo, no pretendo robaros un poquito de vuestro tiempo para contaros cómo imagino mi vida una vez que yo no esté (me dan yuyu esas cosas), ni para confesar que tengo una enfermedad incurable y estoy en las últimas (todo el mundo a tocar madera se ha dicho ¡todos!) o hacer un testamento vital (eso sí debería hacerlo, aunque creo que este no es el lugar adecuado) si no para confesaros que yo, no soy yo

No hablo ahora de mi desdoble de personalidad entre la vida en horizontal y la vertical (dormida y despierta, que nadie afloje su imaginación más de la cuenta), si no que yo no soy realmente un cangrejo (lo sospechabais ¿eh? chic@ list@!  A ver quién se cree que un cangrejo pueda darle al teclado con esas pinzas tan toscas que tienen) Pero hay más, no me llamo Ikram (total, seguro que el 90% de vosotros aún os estáis preguntando qué c… de nombre es ese y el 98% no habéis conseguido ni memorizarlo -No dudo de vuestra inteligencia, si no del acierto de mi existencia-).

El caso es que soy un ser enteramente virtual. Sí, como lo lees. Que cuando apagas el ordenador o sales de esta página, dejo de existir. Y soy real, en la medida en la que me lees o que me escriben o me recuerdan…  Bueno, siempre que a ninguno de vosotros os de por imprimirse mi foto y ponerme cual póster de Samantha Fox de cuerpo entero en la habitación o en una carpeta.

Menos risas, que en mi caso sería más fácil. Lo primero porque de cuerpo entero abulto poco y podéis hacerlo desde una impresora cualquiera. Y lo segundo, porque es incluso más fácil encontrar una foto mía desnuda que del mito erótico de los 80… Los cangrejos no solemos gastarnos demasiado en trapitos y de hecho, creo que no tengo ninguna foto vestida.

¡Vale! Soy consciente de que los cangrejos no somos muy eróticos… Eso se lo dejamos a otros habitantes marinos… (sí, los percebes,  las ostras y las chirrrrrrrrlas, qué parece que hoy andas un poco espes@).

Pues como os iba diciendo, sólo existo en la medida en la que esté en el ordenador y la mente de cualquiera de vosotros y los Srs. de Jazztel (lo de señores en estos momentos es un eufemismo, porque estoy más cabreada que una mona –desconozco si es cierto que las monas se cabrean mucho) me han dejado sin conexión a Internet desde el viernes pasado… (Lo que me lleva a confesar que los post del sábado, domingo y lunes estaban programados y que éste que escribo ahora y que es el correspondiente al martes, no sé cuándo podré colgarlo…).

Y la inaccesibilidad al blog va ligada también al correo electrónico, a Twitter (venga, aprovecho para recordaros mi cuenta (@IkramBarcala) y en definitiva a todo mi yo. Vamos, qué vivo sin vivir en mí. Qué veo como transcurre mi vida sin existir hasta que a estos Srs. (continua el eufemismo) de Jazztel les dé por devolver la conexión a mi humilde morada.

Pero claro, no puedo explicarles la gravedad del asunto. Primero porque sin conexión no existo; y segundo, porque no me iban a tomar en serio

Muchos verán en este caso una sesión de cura a mi adicción a las redes sociales, que yo ya he confesado de antemano que padezco. Pues me parece genial… ¡para quien se quiera curar! Yo es que estoy tan pichi con mi cuerpo de cangrejo viniendo aquí de vez en cuando a echarme unas risas con vosotros y viendo que me contáis, así que, como no le veo el lado malo a esto, pues no sé por qué voy a tener que dejarlo.

Así que no. Qué no me curen. Qué paso ¡y qué me devuelvan mi conexión! Qué si eso, cuando me dé por ahí, ya haré yo por irme a alguna cala con mala cobertura y punto. Mientras tanto ¡Por favor, déjenme existir!

¿Recogemos firmas para que me devuelvan la conexión?

 

¡Besos a todos! Y… si alguien lee esto, estoy significará que vuelvo a estar viva (juraría que este tipo de testimonio en las pelis suele ser al revés: “si lees es esto significará que los peores presagios se han cumplido”, y cosas así ¿no?

Pues eso

¡MuacK!

¡Hasta que Jazztel quiera!

PD: Si a alguien le da por hacer lo de la foto de cuerpo entero, que me lo diga y se la envío con dedicatoria 😉

 

Anuncios
comentarios
  1. Bienvenida de vuelta! Ya estaba pensando que habías acabado en la cazuela de algún desalmado…

  2. IkramBarcala dice:

    ¡Toma! Para qué se vayan metiendo con una pobre cangrejilla indefensa… A ver que nos espera ahora…

    Muack Aludido!

  3. Aludido dice:

    A los Srs. de Jazztel les queda un telediario gitano para que te vuelvan a dejar de existir. Eso es lo que pasa porque salga el cachitas de Jesús Vazquez diciendo que te quedas por el servicio técnico… A vueltas con Timofonica… Que país.. Monopolio, o empresa cutre salchichera… Al final te quedas con el monopolio… total…

Y a ti ¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s