Jugando a que no me encuentras

Publicado: 19/07/2013 en Divagaciones
Etiquetas:, , ,

Creo que hoy vuelvo a hablar de mí. ¡Qué rrrrrraro!

Egocéntrica que es una.

Si quieres un día también hablamos de ti… Me das dos pistas y verás como algo sale, pero de momento en mi blog, la protagonista soy yo (¡toma chula!) -música de culebrón de fondo-.

Bromas a parte, es que ayer viví uno de esos episodios desquiciantes pero frecuentes, al menos en mi vida: cuando buscas eso que no sabes dónde has dejado, pero que cuanto lo colocabas donde quiera que esté, lo hacías consciente de que elegías ese lugar para tenerlo bien localizado

agendasComo utilizo dietario de los de toda la vida (sí, yo, la adicta a iPhone), y me gustan los que siguen el calendario escolar, pues en los meses de verano ando a dos bandas entre el que acaba y el que empieza. Porque la cita para el dentista te la dan para esta semana y no hay problema, pero la del ginecólogo es para septiembre, y entonces necesitas ya tirar de la nueva.

Pues eso, que llevaba mis dos agendas en mi masificado bolso mientras solucionaba unos cuantos papeleos que tenia pendientes, cuando decidí sacar la agenda nueva del bolso para aligerar el peso.

Recuerdo perfectamente mi pensamiento de “mejor la dejo aquí, no la vaya a perder. Qué dentro van los volantes del médico y así está a salvo y a mano”.

¿A mano? ¿Qué mano? ¡Por que una hora y media después no aparecía por ningún lado!

Y miré en todos los “a manos” posibles.

Y en los imposibles.

En los sitios más lógicos.

En los ilógicos.

Y donde debía estar.

Y en la nevera por si las moscas…

Y en esos momentos, en los que tienes la total certeza de que está delante de tus narices pero no la encuentras, es cuando notas su mirada -sí, la de tu agenda-, clavada en tu nuca, te das la vuelta y no la ves…

Sabes que ella, pese a ser una libreta (con calendario o sin él, no es más que una libreta) te mira fijamente y se ríe de ti mientras piensa (o incluso dice, quien sabe) ¡chincha qué no me ves! ¡qué no me coges!

Y llegas a un punto en el que te invade la rabia ¡joder, si yo la dejé donde más al alcance estaba!

Y te das cuenta de que no sólo una libreta te está tomando el pelo y se está riendo de ti, si no que además, ha absorbido toda la inteligencia que te quedaba porque, a todas luces, una libreta no habla, ni piensa, ni se esconde… Así que, es mejor dejarlo.

¡Cuanto aparezca, aparecerá! (grandes afirmaciones de la humanidad) por que ahora estás “atorada” y no vas a sacar nada en claro.

Por la tarde, cuando fui a coger el coche, me di cuenta de que ese sitio tan “a mano” era la guantera del coche, que en ese momento era muy lógico, por que estaba en el coche de un lado a otro y yo no quería cargar con más cosas de las necesarias en el puñetero bolso…

Del Libro de Familia aún no sé nada ¿alguna pista?

😉

Anuncios
comentarios
  1. Pues ayer mismo me tiré un buen rato buscando un papelito donde había apuntado una dirección de e-mail que necesitaba (hoy mi señora esposa me ha regalado una agenda escolar, después de que ayer admitiera que cada día se me acumulan un montón de e-mails, comentarios en el blog, en el facebook, etc., y mi cerebro amenaza con colapsar). Yo estaba seguro de que el papel tenía que estar “ahí”; es decir, en el escritorio, en la cartera, junto al teléfono o en algún cajón… Total, que al final recordé que no lo había apuntado en un papelito suelto, sino en la magnífica libreta con superpoderes para tener grandes ideas que una amiga me regaló para mi cumpleaños… Pues empezamos bien con los superpoderes… Por cierto, de mí ya has hablado en tu blog. De hecho, yo mismo he hablado de mí en tu blog, jajaja! Un abrazo!

    • Bueeeeeeno, igual tu súper poder era hacer desaparecer las cosas :S!! Oye, y esto de los súper poderes te obliga a llevar la ropa interior por encima de los pantalones? A lo mejor no lo haces bien y por eso no funciona… Eso me recuerda a un sueño…

      Jajaja, menos mal que estás tú para romper mi chovinismo, ahora me dirás eso de que aquí estamos para hablar de tu libro ¿no?

      Por cierto ¡cuñadas del mundo, manifestaros! ¡Queremos saber si habéis guardado alguna vez las llaves del coche en la nevera!

  2. Damabel dice:

    Siiiii, siiiii, no soy la única del “aquí estará a mano”…. Lo has explicado muy bien…… Y me pasa algo parecido con las contraseñas, para todo necesitas “darte de alta” y claro, con su correspondiente contraseña; y siempre digo, bueno pues “la de siempre”, pero hay 2000 de esas….. Así que total, al final acabo clicando en “no recuerdo mi contraseña”….
    Lo que ocurre es que en el caso de guardar las cosas en un sitio “seguro”, no existe esa opción……

    • Jajaja! Yo creo que a este paso podemos hacer una peña temática! …aunque me mosquea que ningún hombre se haya manifestado… Es de estas cosas inconfesables en el sexo masculino?

      Besazos Damabel!

  3. Mamen dice:

    jajajaa yo si hubiese sido capaz de ponerlo en la tostadora

  4. Lalu dice:

    Total y abosolutamente identificada!!

Y a ti ¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s