Divagando con… Madres estresadas sin fronteras

Publicado: 03/09/2013 en Divagando con...
Etiquetas:, , , , , , , , ,

Septiembre es un mes duro.

Está lleno de “tengos que” que nos agobian a cada minuto y casi siempre son obligaciones que resultan tan placenteras como que te interrumpan en medio de una siesta veraniega. Por eso, en La inmortalidad del cangrejo hemos decidido recrearnos un poquito más en el “momento vacaciones” y en cuales son los alicientes para convertirlas en ideales.

Para ello, tengo el placer de poder divagar hoy con una reina de las redes sociales y en especial de las mamás blogueras: Madres estresadas sin fonteras, o lo que es lo mismo, Marisa, una mami que, en su versión 2.0 es todo positivismo y sonrisas; y en su versión real (tuve el gustazo de ·desvirtualizarla” a principios del verano) destila paz y armonía.

Si aún no la conoces, no dudes en pinchar aquí y hacerte seguidor de este volcán de buenos propósitos y mejores hechos. ¿Quieres saber cómo es su verano ideal?

20130903-140831.jpg


¿Mis vacaciones mágicas?

Madres estresadas sin fronteras

No, te cuento las de mi hija.
Levantarse con reloj porque vienen los amigos y las bicis de los amigos a llenar la calle puntuales a las 12, meter en la mochila el bañador, la toalla, las deportivas por si iban al monte, la raqueta para el frontón, un eurito por si apetecen chuches, las cartas, que una partida a media mañana está muy bien…. Y calle abajo con las bicis a buscar al siguiente.
Llega puntual a comer porque los niños que están con los abuelos comen a las dos y media y vuelve a quedar a las cuatro con la mochila renovada y con la merienda.
A veces se les ocurre ir a todos juntos a casa de alguno que a merendar, o hacer bizcochos, o se acuerdan de que han quedado con los mayores para ayudarles a limpiar la peña, o al huerto del abuelo a comprobar el estado de los tomates…
A cenar también con hora, era el rato de explicarnos quién se ha enfadado, porqué van todos corriendo como locos por la plaza, que están hartos de que les persigan los pequeños y que ellos van detrás de los mayores. Y que al día siguiente han pensado ir hasta el arroyo. Y el sábado creen que la madre de alguno les llevará al cine de la ciudad.
Después de cenar, puntuales, como siempre se nos vuelven a presentar todos en la calle, más arreglados y formales.
” ¿Está María? “
Mamá… vuelvo a las dos ¿vale?
No, guapa, a la una.
A la una y media?
Vale, pero ni un minuto más.
Y como un reloj, mientras el de la iglesia cantaba la media, María entra en casa y cierra la puerta.
Eran mis vacaciones en mi pueblo y lo son las de mi hija en el de su padre, y no serán las ideales, pero venimos a trabajar en septiembre con las pilas cargadas y los niños, un poco más mayores.

El ingrediente mágico de las vacaciones ideales

Perfil

Las vacaciones son, por definición, el momento de descansar, de desconectar, de recargar las pilas.

Todo fantástico. Pero lo cierto es que la mayoría de los mortales nos empeñamos en marcarnos un viajecitocuanto más lejos mejor– que convierten el ansiado descanso, casi en un espejismo.

El hacer y deshacer maletas, así como las últimas compras de todo lo necesario (en las que te encuentras centros comerciales atiborrados del resto de los “vacacioneros en potencia” realizando a su vez sus últimas compras como si no hubiera un mañana). hacen que el supuesto momento de descanso se inaugure con un esfuerzo sobrehumano.

Después, las carreteras, en las que volvemos a encontrarnos con el que al final se llevó la última sombrilla verde pistacho de toda la ciudad y que coordinaba perfectamente con tus chanclas, tu bañador preferido, las sillas, toallas y hasta los manguitos de los niños.

Tras el atasco, en el que no puede faltar el “¿Cuando llegaaaamos? ¿Me pones otra peli? Mama quiero hacer pis o Papaaaaá, Roberto me ha llamado idiotaaaaaa”, llegas a tu destino y todo el equipaje inicia su primer, pero no último, proceso de desestructuración: deshaz maletas, ordena todo, compra todo lo que te olvidaste o creías que no ibas a necesitar (¿Pero cómo es posible que vuelva a estar el tipo de la sombrilla pistacho aquí? ¿Me lo voy a encontrar hasta en la sopa?).

Una actividad frenética que no te deja ni soñar con el ansiado descanso. Y cuando menos te lo esperas… ahí está ¡por fin toca de destrozar la tumbona de tanto usarla! (o en la versión más activa del veraneante, terminar encogiendo o al menos arrugadito como una uvita pasa de tanto baño piscinero y playero. ¡Qué hay peces más de secano en el mar!)

Yo, sin embargo, que vivo en una inquietud constante -y nada sana- por aprovechar el tiempo, muero por hacer cosas nuevas a cada instante, conocer nuevos destinos o descubrir cada secreto del lugar elegido. Vamos, que soy un poco culo de mal asiento.

Y si conmigo y mi obsesión por hacer “escapadas para conocer….” no hubiese bastante, están los niños, que hacen prácticamente imposible el poder leer más de una página seguida de ese libro que has estado reservando para cuando tuvieses tiempo y pudieses disfrutarlo con calma: que si los castillos (con la grima que me da a mí que se me meta la arena entre las uñas), los bañitos para saltar olas (a su edad queda mono, incluso cuando eres una jovenzuela. Eso sí, más allá de los veintitantos…), las palas

Pero sí señores, pese a todo, las vacaciones me recargan las pilas, descansan la mente (que es lo que más agota el cuerpo) y me da energía para continuar. Eso sí, siempre que no falte un elemento indispensable: mi gente. Mi chico, mis niños y, al menos, mi hermana. Si además podemos juntarnos con alguien más de la familia, mejor que mejor.

Así que, llegado a este punto, deduzco que para mí, las vacaciones ideales son simplemente la buena compañía, el resto son aderezos de una mente malacostumbrada a estar con tanta actividad constante que, a veces, se olvida de relajarse y saborear los instantes

Anuncios
comentarios
  1. Me encanta tu nuevo look veraniego!

Y a ti ¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s