Tras la playa

Publicado: 17/09/2013 en Relatos
Etiquetas:, , , , ,

20130917-203700.jpg

El día de playa había sido bueno. Muy bueno, diría yo. Los niños habían hecho el mejor castillo de arena de todas las vacaciones.

Roberto se había empleado a fondo y, como si fuese un niño más, se había puesto con ellos a construir la fortaleza. ¡Con jardín y estanque incluidos!

Al anochecer, tras despedir al sol como cada tarde, la brisa del mar se dejaba sentir. Hacía fresquillo para permanecer jugando en la arena, pero escaseaban las ganas de ir a casa.

Sin prisas, sin compromisos, la idea de coger el coche e ir hacia el centro de la ciudad parecía la mejor opción.

Nunca había sido fácil aparcar por allí, así que irían directos al parking.

Completo.

Eso si que no se lo esperaban.

– ¿Hacía la calle del mercado?

Completo también.

– Y en las calles adyacentes ¿completas?

Para colmo la policía dirigiendo el tráfico. Eso era garantía de embotellamiento.

Natalia nunca había sido muy paciente para esto de buscar aparcamiento, pero estaba de buen humor. Sin embargo, 45 minutos de búsqueda acababa con la paciencia de cualquiera.

¡El concierto de Paco de Lucía! Por eso estaba todo tan colapsado!

Pero ya se había hecho demasiado tarde para ir hasta casa y preparar algo de cenar. Los niños empezaban a estar cansados y no aguantarían mucho tiempo despiertos. La cantinela de “¿cuándo cenamos?” empezaba a ser irritante. Aunque no les faltaba razón. ¡Ya hacía casi tres horas que habían merendado!

Por fin una pareja parecía que sacaba unas llaves del bolsillo y se dirigía al coche.

– Síguelos.

– ¡Mierda, van a un porta!

Dos vueltas más.

– Esos se van.

– ¡No me lo puedo creer, estaban en un vado!

– Pasando, que lo que nos falta es que se lleve el coche la grúa.

El buen humor se esfumaba por momentos.

– ¡Hay que jorobarse, que para una noche que decidimos coger el coche!

– ¡Ya es mala suerte que sea hoy justo el concierto de Paco de Lucía!

– Mira a ese. ¡No me puedo creer que vaya a aparcar delante de nuestras narices!

– ¡Joder, encima han cortado esta calle! ¡Una señal antes no hubiese estado mal!

– Mira, ahí hay un chico que saca algo del bolsillo. Yo creo que va a coger un coche. ¡Síguele!

Aquel joven saco una linterna del bolsillo. Se dirigió hacia un contenedor de basura y comenzó a buscar algo con lo que poder alimentar a dos niños que aparecieron como de la nada.

El silencio inundo el coche.

Anuncios
comentarios
  1. IkramBarcala dice:

    Reblogueó esto en Salto al reversoy comentado:

    Queridos compañeros de Salto al reverso, os dejo mi último relato. Espero que os guste. ¡Feliz día!

Y a ti ¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s