El abrazo

Publicado: 09/10/2013 en Divagaciones
Etiquetas:, ,

image

Hace unos días fui a un funeral.

Era por el marido de una amiga que, después de años de enfermedad y meses de sufrimiento, se durmió para no sentir más dolor.

Yo a él no llegué a conocerle en persona, pero siempre he admirado la fortaleza con la que mi amiga afrontaba la situación.

Para mí, asistir a ese funeral era muy difícil. Mis vivencias personales y mi repulsa y estupor ante los rituales que hay entorno a la muerte en nuestra sociedad, hacen que huya de estas situaciones más de lo que imagino que es correcto.

Pese a todo, en este caso sentía la necesidad especial de dar un abrazo a mi amiga. Creía que de consuelo.

Sin embargo, llegado el momento, mi sorpresa fue notar que en ese abrazo era yo la que estaba recibiendo mucha más energía y cariño del que podía ofrecer.

Yo iba para ofrecer un abrazo y volví con una lección que aún estoy asimilando.

Anuncios
comentarios
  1. Juan Gasó dice:

    Normalmente nos suele sorprender lo inesperado. Un día de estos, y gracias a este post, escribiré uno similar; merced a las circunstancias que me ha tocado vivir, un día aprendía a abrazar de verdad, gracias a mi sobrina de 13 años.

    Un gran abrazo 😉

  2. IkramBarcala dice:

    Reblogueó esto en Salto al reversoy comentado:

    Hay veces que al dar, recibes más de lo que sale de ti. Una breve reflexión sobre la fuerza de un abrazo.

  3. A mi me paso lo contrario, Cuando un “verdadero” amigo está a tu lado en un momento tan difícil y te da un abrazo de pésame, uno encuentra en ese amigo el alivio y el consuelo que necesitamos en ese momento. Y estoy de acuerdo con Benjamín, deberíamos abrazarnos más a menudo.
    Un besote.

    • IkramBarcala dice:

      Gracias! Realmente imagino que ella pudo percibir también todo mi cariño. Pero lo que fascina es todo lo que supuso para mí ese abrazo.

      Vaya para ti mi e-abrazo

  4. A mí me pasó exactamente lo mismo en el funeral por la muerte de la madre de uno de mis mejores amigos, hace ya más de un año. También se la llevó una larga enfermedad. Yo la conocía y me dolió muchísimo su muerte, pero sobre todo, el dolor de su familia. Recuerdo como si fuera ayer el abrazo que me di con la mujer de mi amigo, que es también amiga mía. Estuvimos un buen rato transmitiéndonos cariño, un cariño sincero que me llegó al alma. Es una pena que momentos así a menudo sólo los reservemos para situaciones trágicas. Deberíamos abrazarnos más. Uno bien grande para ti… pero cuidado con las pinzas ;).

Y a ti ¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s