Divagando con… Rotze Mardini

Publicado: 06/12/2013 en Divagando con...
Etiquetas:, , , , , , , , , , , ,

Y llegó el último Divagando con… del año!  La verdad es que esta a sido una aventura en la que me metí sin saber muy bien como saldría, pero la ha resultado una gozada tener cada mes a un amig@ diferente contándonos su visión sobre todo tipo de temas.

En esta ocasión nos acompaña una amiga peruana de origen y vecina de blog Rotze Mardini que, cuando la propuse participar,  enseguida me propuso un tema que a mi, particularmente, me parece apetecía interesantes: los sentimientos que nos despierta realmente la Navidad. Espero que nuestras divagaciones os aporten algo y, como siempre, estáis invitados a contarnos vuestra propia visión.

¡Muack! 

20131201-093524.jpg

rotzeVivencia y Visión de Navidad

Los cristianos de todo el mundo, esperamos con ansias la llegada de las Navidades para celebrar y recordar el nacimiento de nuestro Salvador.

La Navidad, es una fecha que guardo en mi alma con los mejores recuerdos de mi niñez en mi país y junto a mi amada familia. Esta celebración empezaba con el espíritu de compartir los preparativos para los días 24 y 25 en mi ciudad natal (Cusco – Perú), donde las familias aún conservan la costumbre de construir grandes réplicas del nacimiento de Jesús, donde cada una de ellas, hace gala de su creatividad e ingenio en esta forma de arte cusqueño y mi familia no era la excepción.

Hace 11 años mi concepto de Navidad fue empañada por una desgracia familiar, por haber acontecido días antes de esta fecha tan especial para mí, y es ahora que luego que dejara mi país hace tres años y me mudara a los Estados Unidos, veo que las cosas son muy diferentes en este lado del mundo. Me entristece ver que la navidad se haya reducido a un simple día comercial y no se vea el verdadero significado.

En mi modesta forma de ver la vida, la Navidad es la renovación de la unión familiar, el compromiso con nuestros seres queridos, la oportunidad de reconciliaciones, el compartir, el renacer el espíritu de confraternidad y agradecimiento por las cosas buenas que la vida nos da, el reavivar el espíritu de solidaridad con aquellos que necesitan una muestra de cariño y porque no, el recordar a quienes partieron de nuestro lado.

A pesar de ser una fecha un poco sombría por las circunstancias de un mal momento que pasara hace tanto tiempo, aún conservo los mejores recuerdos, el espíritu de compartir y vivir en agradecimiento por todos los momentos que la vida me regala cada día.

Mi deseo es que estas fechas sean para transmitir amor, cariño, agradecimiento y siendo cristiana (no practicante), acercarnos a Dios desde nuestro corazón, y agradecer por todo lo bueno que nos brinda cada día y compartirlo no solamente en estas fechas sino, durante todo el año, y vivir constantemente con ese espíritu.

Agradezco de corazón a Ikram Barcala por invitarme a participar en este espacio maravilloso y tenerme en consideración, me siento muy halagada.

¡Mil gracias Ikram!

Aprovecho la oportunidad para desear a todos los miembros de esta comunidad y a los lectores de este espacio, una feliz Navidad.

20131201-093846.jpg

Navidad. Navidad, dulce Navidad

La Navidad para mi es un cúmulo de sentimientos encontrados. (Uy, esto tiene pinta de parecer una redacción escolar).

De pequeña, como procedo de una familia humilde y muy muy práctica, nunca viví la “magia” que yo veía en otros hogares. Aún así me volvía loca de contenta cuando se acecaban estas fechas. Pasaba días eligiendo la ropa que me pondría y espiaba bajo las sabanas, llena de ilusión, por si conseguía oír entrar a Papá Nöel.
 
A los 17 años falleció mi padre y, como suele pasar en todos las familias en las que una silla (y un cráter en el corazón) se queda vacía, nada volvió a ser igual. La Navidad era esa fecha en la que todo el mundo tenía que estar contento por narices y con ganas de reunirse, y con ganas de cantar… Y una auténtica pesadilla para mí.
 
No existía la magia del encuentro porque siempre faltaría alguien. Además, como en mi familia no se estila lo de mostrar los sentimientos en público -ni en privado-, todos hacíamos como si nada, lo que hacía la situación aún más sangrante.
 
Sin embargo -y sé que no voy a ser muy original tampoco en esto- todo cambió cuando nació mi hija. A partir de ese momento mi pena (a la que te acostumbras, pero no desaparece) se fue camuflando entre toneladas de entusiasmo dirigido exclusivamente a conseguir que estas fechas fuesen absolutamente mágicas y llenas de ilusión. Intentando conciliar cosas que a priori no lo son: mis creencias religiosas con lo “impuesto por los grandes almacenes”. Ya sabéis, ese afán mío de celebrarlo todo: el nacimiento de Cristo y la magia y la ilusión de unos seres ficticios, con camellos incluidos, que espían a mis pequeños tras los cristales para saber si son buenos o malos.
 
Este año cuento con la nueva experiencia de tener a mi hija como cómplice (para mi gusto demasiado pronto) y de que el pequeño Lucas comienza a ser consciente de todo. Pienso exprimir hasta el último segundo de su sonrisa picara, su nerviosismo nocturno y su entusiasmo al destrozar el papel de regalo (a esa está edad lo de menos es lo que hay dentro).
 
Por lo pronto, este puente, como es tradición, pondremos el árbol y el Belén, y buscaremos piñas y palitos para adornarlo. 😉
 
¡Feliz Navidad!
Anuncios
comentarios
  1. guillergalo dice:

    Feliz navidad. Veo velas en los balcones y llueven tus palabras.

  2. La verdad, me emocionaron mucho las dos divagaciones, al punto de que alguna lagrima se escapo por mis ojos.

    Es una lastima que en el pais donde vivo, Israel, no se celebre ni la navidad ni el anio nuevo, ya que “no-son-fiestas-judias” (“… y si nosotros no respetamos las tradiciones judias, quien las va a respetar ?” <== bullshit, ehem !!!).

    Me acuerdo cuando aun vivia en Argentina, como se celebraba con todo, y la verdad, extranio esa alegria paisana, que aunque sea comercial, unia a todo un pais.

    Abrazos, much love …

  3. Jade dice:

    Me encantó el tema propuesto.Interesantes las visiones y las vivencias de ambas, entre las cuales rescato ese sentimiento de compartir más con la familia y acercarse más a Dios. En mi caso, es una fecha netamente familiar, nos acercamos mucho más haciendo el arbolito y el famoso pesebre, preparando diversas comidas y buscando los regalos ideales para los demás -sean miembros de la familia o gente que lo necesite-. Lo que no me gusta (cada vez menos) es que en mi país, Colombia, se pone como prioridad esa parte comercial. Ah, y lo peor es tener que ver que muchos solo “disfrutan” la fecha emborrachándose hasta más no poder, que sin alcohol no tiene sentido la época (¡qué cosa más triste!), lo cual no es mi caso. Bueno, feliz navidad!

    • IkramBarcala dice:

      ¡Gracias Jade!

      La verdad es que lo de la parte comercial y las borracheras yo creo que es muy generalizado. Me ha encantado tu aportación. ¡Feliz Navidad!

  4. andreascorbutti dice:

    Me encantaron ambas divagaciones… Feliz navidad a todos, abrazo

  5. IkramBarcala dice:

    Reblogueó esto en Salto al reversoy comentado:

    ¡Buenos días, amigos de Salto al reverso!

    Os comparto el último Divagando con… De La inmortalidad del cangrejo. Como siempre os invito a que nos contéis vuestro propio sentir sobre el tema propuesto.:La Navidad.

    Besos,

    • Crissanta dice:

      Que buen post. disfruté leyéndolas a las dos y coincido en varias cosas con Rotze… Y también con ese ambiente familiar que describes un poco Ikram. Un beso a las dos. Me encantan tus divagaciones.

Y a ti ¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s