De la desvirtualización al netmeeting

Publicado: 09/05/2014 en Divagaciones
Etiquetas:, , , , , , ,

La pasada Semana Santa (que lejos queda ya), tuve la oportunidad de practicar algo que me gusta mucho: la desvirtualización.

Estaba de vacaciones, pasando unos días al ladito del mar, como le conviene a todo cangrejo que se precie, cuando recibí una propuesta que me encantó: mi amigo (ya e carne y hueso) Benjamín Recacha estaba muy cerquita de mi destino vacacional y me proponía conocernos.

benjaLa verdad es que yo, no me lo pensé dos veces, pero como eran unas vacaciones en familia, sabía lo complicada que podía resultar la hazaña. Hacer planes para que todos los miembros de ambas familias estuviesen a gusto no era tarea fácil. Es más, en el primer momento di plantón a Benjamín sin tener la mas mínima intención de ello. He de decir en mi defensa que avisé con un sms (sí, existen) y que si hubiésemos hecho uso del WhatsApp esto no habría pasado pero… Esa es harina de otro costal.

El encuentro fue muy agradable. Ambas familias congeniaron fenomenal y Benjamín y yo parecíamos casi amigos de la infancia. Y todo pese a que, cuando lo comenté en casa, me miraron como si fuese de Marte.

A ver, lo del blog y ya lo ven como parte de mi frikez innata, pero lo de tener amigos a través del blog parece que siempre lleva a malos pensamientos: a que sea una forma de ligar o a la manera de contactar con un asesino en serie que estuviese preparando el acercamiento para llevar a cabo su plan. Esta segunda opción parecía bastante posible según mi familia…

Reconozco que si hubiese sido al revés, que me propusiesen quedar con alguien que sólo conocen de un chat o algo así, mis pensamientos no hubiesen sido más sanos, pero…

El caso es que no contenta con esto he reincidido.

Durante unos días he tenido en mis manos ¡por fin! El libro Viajero (prometo escribir muy pronto ese post) y cuando me tocaba dar el relevo y Benjamín me dijo que tenia que mandarle el libro a otro residente en Madrid, primero, casi le mando a paseo, porque volver a tener el libro en mis manos hizo que no me pudiese resistir a leerlo de nuevo (y claro, no me ha dado tiempo a terminar). Por otro lado, me parecía un poco raro mandarle un paquete a alguien de la misma ciudad. Sí, aunque esa ciudad sea Madrid yo no pase ni un sólo minuto de asueto en la capital.

Pues venga, a desvirtualizar de nuevo. En este caso se trataba de El psicólogo de Mr. Hyde. La verdad es que, a priori, no suena bien. Lo primero es porque Mr. Hyde no existe lo que me lleva a pensar que no puede tener sicólogo; y si fuese un ser real, coetáneo nuestro, hay que reconocer que estaba bastante trastornado y, quien sabe si ese trastorno no se lo habría trasmitido al médico ¿o esas cosas no se contagian?

El caso es que Benjamín me dio el correo de Diego y, mediante unos cuantos mensajes, logramos quedar para el día siguiente, entre el transbordo de mi trayecto en metro hacia el autobús interurbano. Todo muy relajado.

Para ponerle un poco más de emoción a la cosa, ese día mi teléfono móvil (que hace las veces casi de ordenador personal) decidió quedarse en casa y así, si había algún contratiempo pues… pues alguien se quedaba tirado sin remisión.

Total que, un psicólogo inexistente y de rostro desconocido y una cangreja de ciudad tenían que verse en Madrid sin demasiadas pistas. Las claves para reconocerse: pues como el clavel en la solapa creo que está pasado de moda, optamos por que él llevase una mochila y yo prometí ir con Pau (Sí, el protagonista del libro de Benjamín, que esto parece un culebrón) a la vista.

El resultado: otro encuentro la mar de agradable en la que el poco tempo disponible hizo que comenzásemos conversaciones demasiado interesantes para dejarlas a medias y las prisas de mi autobús a punto de salir nos hizo que hablásemos mucho más deprisa de lo que suele se normal. Lo prometo Diego, yo realmente soy más sosegada conversando.

Y hasta aquí mis aventuras desvirtualizadoras. Ahora me dirijo (por cuestiones de trabajo) a un encuentro entre blogueros de viajes en el que muchos seres sin rostro por fin serán en 3D.  Y en el que seguro que aprendo mucho y practico mucho algo que se conoce con un nombre muy hortera “netmeeting”. Ya os contaré como va todo ¿quién es el próximo en la lista para se desvirtualizado?

Anuncios
comentarios
  1. Crissanta dice:

    Ah, envidia de la buena. ¿Cuándo vienen a México, Ikram, Benjamín? Jaja que buena manera de conocerse. Bueno, me alegra que se vaya desmitificando eso de hacer amigos a través de los blogs, porque yo ya también tengo muchos (¿asesinos en serie, tratandes de blancas?) ¡Un saludo a los dos!

    • IkramBarcala dice:

      ¡Hola Crissanta!

      Ahora mismo si pudiera me daba una vueltecita por allí, aunque sólo fuera para tomarme una buena ensalada de nopalitos o una quesadilla de flor de calabaza ¡mmmmmm!

      La verdad es que con Benjamín jugaba casi sin riesgo, por que tengo la sensación de conocerle de toda la vida y ambos íbamos escoltados por toda la familia. Pero con Diego me la jugué 😉 ¡fantástico y fugaz encuentro!

      Un beso:

  2. Sí que fue una gran idea. Desde luego, hubo un gran intercambio de ideas e información para el tiempo del que disponíamos. A ver si inventamos la máquina de teletransportación para poder pasar del 2.0 al 1.0 juntando un buen grupo.

    Por la parte que me toca, para mí Mr. Hyde es más una víctima de la mente encorsetadora del aparentemente modélico Dr. Jekyll. Eso es que lo que pasa cuando te reprimes en vez de transformar ciertos impulsos!

    Un placer vernos, la conversación express y formar parte de la iniciativa. Por cierto, que no sé qué pasó, pero la foto con la que inmortalizamos el momento Cangreja-Mr Hyde no se guardó adecuadamente, la misteriosa fuerza del anonimato hizo acto de presencia… Lo mismo hay que hacer otra intentona.

    Un besote y espero que disfrutaras de ese netmeeting!

    • IkramBarcala dice:

      ¡Hola Diego!

      El encuentro bloguero fue estupendo. Cuanta gente maja hay en la blogosfera y cuanto por aprender…

      Lo de la foto… ¡Pero que manta soy! Habrá que repetir para hacer un selfie en condiciones.

      Por cierto, tienes una propuesta pendiente ¿verdad?

      Un beso;

  3. cristinafra dice:

    Me encanta esta palabra, yo he tenido la suerte de conocer en persona a varios blogueros y a sido una experiencia fantástica.
    Un besito y un abrazo muy fuerte
    Cristina

  4. Jajaja! Ya pensaba que no lo ibas a escribir. Te ha quedado muy bien y de paso has acabado de una vez con los rumores que circulan por ahí sobre que soy un asesino en serie… :p
    Me encantó conoceros, a ti, por supuesto, y a tu familia. Para que luego digan que los cangrejos son poco sociables, jajaja!
    Eso sí, con este post acabas de destripar el making of del libro viajero. Ya no va a colar que los anfitriones sois elegidos por un riguroso sorteo aleatorio a partir del censo electoral y en presencia de un ilustre notario. Mecachis!
    Bueno, que a ver para cuando tienes lista esa crónica…
    Abrazos a la family!

  5. María dice:

    Me encanta eso de la desvirtualización, Ikram,

    Yo he desvirtualizado a unos cuantos blogueros, porque tengo que reconocer que a mí lo del “asesino en serie” pues parece que no me impone demasiado (debo de ser algo loca) y lo cierto es que todas las desvirtualizaciones han sido de lo más agradables.
    Así que voto por la desvirtualización cuando sea posible!!!
    Besetes, guapa…

Y a ti ¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s